Seleccionar página

7513051848_9a6ef2feb8_o

Los aficionados a la tecnología conocerán al menos su nombre, sin duda. Desde su aparición el año pasado no deja de ganar importancia. Y es que las utilidades para este mini ordenador son casi infinitas, gracias principalmente a su potencia, su tamaño, y su precio.

La Raspberry Pi es una ordenador del tamaño aproximado de una tarjeta de crédito. Gracias a sus componentes, podemos conectarlo por HDMI a cualquier monitor, enchufarle por USB un teclado y un ratón, usar una tarjeta SD como disco duro, y ya es todo un ordenador funcional. Y por si fuera poco, aun le queda espacio para una salida de audio y el puerto Ethernet, además de alguna otra cosa. Eso sí, no está pensado para ser un ordenador para usuarios corrientes de Windows; es mas bien para programadores e informáticos, o para todo aquel que no tenga miedo a enfrentarse a una terminal y programar su funcionamiento a golpe de tecla. Sus creadores aconsejan conocimientos de Python, aunque admite cualquiera que compile en un ARMv6: C, C++, Java, Scratch, y Ruby vienen instalados en la Raspberry Pi.

Su modelo más “caro” (el modelo B) viene con 512 MB de Memoria RAM. Y digo “caro” porque su precio, que en tu cabeza debe acercarse a las tres o cuatro cifras, ronda los 35 euros. Sí, treinta y cinco, aproximadamente.

En 2011, Raspberry Pi surge como idea en 2011 para promover la enseñanza de informática en los colegios a un coste muy bajo. Desde febrero del pasado año 2012 es posible comprar uno de estos mini ordenadores. Al principio sólo se podía importándolo desde UK, pues allí tiene sede la Fundación Raspberry Pi, encargada de su diseño y venta. ¿Hoy? Lo puedes comprar incluso en Amazon.es.

RaspiModelBLa placa se presenta sola, sin ningún tipo de caja o carcasa que la proteja, aunque evidentemente, también se comercializan estas. Su interior está compuesto de un chip integrado Broadcom BCM2835, que contiene un procesador ARM11 con varias frecuencias de funcionamiento y la posibilidad de utilizar overclocking hasta 1 GHz sin perder la garantía; un procesador gráfico VideoCore IV, y según la versión, 256 o 512Mb de RAM. Todo esto en una placa de, atención, 8,5 x 5,3 cm de tamaño. Su potencia nos permite incluso reproducir video a 1080p, así que no hay que tomar a este “pequeñín” a la ligera.

Hablando de capacidades de video, como hemos dicho antes, tiene un puerto de salida HDMI y otro de video compuesto, así como un puerto de salida de audio minijack. Cuenta con un puerto Ethernet en lugar de conexión WiFi, cierto, pero para eso tiene dos puertos USB, si nos es extremadamente necesario utilizar WiFi. Cada puerto tiene limitación de corriente, así que si estamos pensando conectar un disco duro por USB, habrá que hacerlo con un hub USB con alimentación. Y ya que estamos con los discos duros, como antes hemos comentado, debemos conectar una tarjeta SD (a su ranura correspondiente) para usarla como disco duro del dispositivo. La alimentación del conjunto nos la dará un puerto micro-USB como el de la mayoría de móviles actuales, aconsejándose 1A de alimentación.

Por último, tiene un puerto de conexión para propósito general. ¿Y esto que es? Pues sirve para conectarla a otras placas, a otros dispositivos Hardware, y aquí es donde nuestra imaginación puede fundirse con el mundo de la domótica o el de la robótica y volar: control de dispositivos, luces, sensores, botones…

Se recomienda utilizar el sistema operativo Raspbian, derivado de Debian, aunque por supuesto no es el único compatible con la Raspberry. La lista de distribuciones de Linux compatibles la podemos encontrar aquí. No esperéis, evidentemente, encontrar una versión de Windows aquí. Antes de que alguien lo pregunte, en las preguntas frecuentes de Raspberry Pi, se aclara que Windows 8 no funcionará de ninguna manera en la Pi. Tampoco Android, aunque está en desarrollo una distribución.

¿Y por qué os hablo de la Raspberry Pi? Porque va a dar mucho que hablar, y creo que antes de escribir noticias y utilidades específicas de este singular gadget, lo suyo era explicar mejor qué es.

Confieso que aún no tengo uno (aún), y tengo muchas ganas de echarle el guante. Todo se andará.

Web oficial en español: Raspberry Pi.

“En el futuro es posible que los ordenadores no pesen más de 1,5 toneladas”
.- Popular mechanics, 1949.