Seleccionar página

logo_tdtEl próximo 6 de mayo un total de nueve canales de TDT en España echarán el cierre. En concreto, Atresmedia cerrará La Sexta 3, Nitro y Xplora, Mediaset apagará La Siete y Nueve, Veo TV ya ha dejado de emitir Marca TV y ha anunciado que AXN volverá a ser exclusivamente de pago, y Net TV desconecta Intereconomía y MTV.

¿Por qué? Pues hay que remontarse unos años atrás, concretamente a 2010. Según parece, “el Gobierno no respetó la Ley General de la Comunicación Audiovisual, que entró en vigor en mayo de ese mismo año, y asignó a los propietarios de licencias “canales adicionales” en la TDT sin concurso público, por lo que se excluyó del mercado a “nuevos jugadores” interesados en prestar servicios de televisión“.

Por tanto, en diciembre de 2012, el Tribunal Supremo declara nulos estos acuerdos, y, aunque en principio no iba a afectar a la asignación de canales, finalmente así será. Los grupos audiovisuales afectados deben cerrar tantos canales como tengan de más. Esto se aplica aunque se hayan fusionado en grupos más grandes (por ejemplo, Antena 3 y La Sexta, entre otros, formando Atresmedia, siguen teniendo que cerrar los canales que les tocaria cerrar a cada uno de forma independiente). Por tanto, Atresmedia tiene que cerrar tres canales, Mediaset dos, Net TV dos y Veo TV otros dos.

Evidentemente, no van a hacerlo sin luchar. Los presidentes de Mediaset y Atresmedia ya han comunicado al ministerio de Industria “su más absoluta perplejidad y disconformidad” con esta resolución: “El cese de emisiones al que se nos está forzando supone una situación sin precedentes en cualquier democracia, un ataque a los derechos de los ciudadanos, que van a ver reducida su capacidad de elección y una significativa merma de los canales que ofreció la transición de la televisión analógica a la digital, mayoritariamente gratuita”.

El Tribunal Supremo no considera que cerrar estos canales vulnere la libertad de expresión. Además, la cosa podría ponerse más fea, pues existe un recurso de Infraestructuras y Gestión 2002 -empresa que ha propiciado la sentencia- que reclama la anulación de otros ocho canales de TDT que, en su opinión, se otorgaron también sin concurso público.